miércoles, 24 de julio de 2013

Soportes a tejado directo

En algunos países (como E.E.U.U.) impera la madera como elemento primario en la construcción de viviendas
Y también, las alturas de las fachadas no se precian de dejar en exceso, espacio como para poder instalar un sistema de protección solar

La fibra de vidrio ( a la que ahora denominamos mayoritariamente como screen) se inventó precisamente en este país, con el fin de obtener un tejido poco sensible a los cambios de temperatura, y que, en consecuencia, permitiera instalar por el exterior de ventanas y balconeras, algún sistema de protección solar, enrollable, y que así ocupase poco espacio.
La fibra de vidrio tiene su origen en un mineral (sílice) y sus contracciones y dilataciones son mucho menores que las fibras sintéticas

Como podemos ver en la imagen, cuando se adapta un sistema monobloc en ese tipo de viviendas, existen unos soportes normalizados, que se anclan directamente al tejado, consiguiendo así elevar el toldo por encima del dintel de la fachada.


Este sistema presenta algunos inconvenientes técnicos, bajo mi punto de vista:

En primer lugar, el perforar el techo directamente, para colocar los sistemas de anclaje.
Bien está que pueda utilizarse masilla o siliconas para  asegurar la estanqueidad del anclaje, pero siempre es una perforación, que, con el tiempo, puede causarnos problemas.

Además, la dirección de atornillado se encuentra directamente a cartabón con el brazo extendido, de tal forma, que el citado tornillo no trabaja en la mejor de sus condiciones



El diseño y fabricación de unos soportes especiales, que puedan anclarse a las vigas donde se apoya la totalidad del techo, puede ser una solución mucho más recomendable.

Podemos hacerlo a la altura que nos interese, para permitir elevar el conjunto del toldo a la medida deseada.
Y los tornillos que sujetan dicho soporte a la viga, trabajan transversalmente con respecto a la palanca que el brazo extendido ejerce sobre él.
Un medio mucho más firme y seguro


Para acceder a las vigas, deberemos abrir el frontal de adorno que complementa la cornisa del techo, y luego volverla a instalar, modificando su forma de tal modo que nos permita sacar al exterior el pasamano de hierro que sustentará la placa donde atornillaremos el soporte del monobloc. (imagen superior)

O bien, si las vigas son vistas, debajo del alero, lo anclaremos directamente, como se ve en la imagen de la izquierda



La longitud de salida que le demos al soporte, y la altura que diseñemos en su parte frontal, nos determinará la posición final del sistema de protección solar.

Si bien es cierto que según la pendiente del techo, y el modo de construir, deberemos darle una forma determinada al soporte, también lo es que, buscando un promedio, también podemos fabricar algunos soportes para utilizarlos de un modo genérico, cuando nos encontremos con instalaciones de este tipo.



0 comentarios :

Dí lo que piensas...