martes, 1 de septiembre de 2015

Desastres

Hay instalaciones, que, más que realizadas por un neófito, parecen hechas a posta para conseguir el récord en el libro Guiness, de los despropósitos.

Se trata de instalaciones realizadas fuera de toda lógica, sin el más mínimo interés en aprender.
Ni tan solo realizar el esfuerzo mínimo de "mirar" al otro lado, para copiar.

Veamos algunas imágenes de ese despropósito:


El terminal se encuentra mirando hacia arriba, con lo que su extremo "pincha" de forma notoria el tejido. La consecuencia que ha llevado a instalarlo así, la vemos en la siguiente imagen:


El brazo es de la mano contraria, y se encuentra con el codo hacia arriba, por lo que provoca el efecto "tienda de campaña" en el tejido. Ello deriva en un roce constante durante toda la maniobra de apertura o cierre, lo que llevará a un desgaste del mismo, con rapidez. Seguimos:


Y en esta imagen vemos, además del roce del codo con el tejido, el enrolle del mismo sobre el tubo superior, que se realiza al revés de lo normal. En consecuencia, al recoger el toldo, el efecto tijera del brazo provocará daños en el eje del codo.


Por supuesto, todo el toldo se encuentra desnivelado con respecto a su horizontalidad, por lo que nada más se puede pedir para que su funcionamiento resulte de lo más caótico.

Gracias a mi colaborador por las imágenes.
Instalación vista en la Costa Dorada.





0 comentarios :

Dí lo que piensas...