miércoles, 31 de julio de 2013

Punto recto


El toldo de punto recto, es uno de los modelos más antiguos

Pero a pesar de ello, no ha perdido aún vigor, para determinadas aplicaciones

Cierto es que el brazo articulado, o brazo invisible, le ha quitado cuota de mercado para instalaciones en tiendas etc, en lugar de la versión de toldo de punto recto con guías.

El brazo articulado es mucho más cómodo de utilizar, y no hay que maniobrar con los brazos, una vez extendido el toldo, para subir el brazo por encima del lugar de paso, como debía hacerse con el punto recto con guías.

Sin embargo, para ventanas es un modelo más que útil, y mucho más práctico que la capota, por ejemplo. 

Aunque bien es cierto que ésta última, cubre también los laterales, su recogido es mucho más engorroso














Sin embargo, también en balcones de pequeño espacio, puede cubrir perfectamente la función para la que fue diseñado.

Puede colocarse en la pared del citado balcón, con lo que, cuando se encuentra recogido, queda más protegido que si se instalase en techo.


Bien sea por el interior de su propio perfil de brazo, o por el exterior, mediante resorte, se puede incluir en este modelo la posibilidad de darle tensión al brazo hacia la extensión del tejido.

De este modo se evita el constante movimiento del toldo, ante la más mínima brisa.

La posibilidad de instalarlo con el aditivo de un sistema cofre, o box, le da también mayores prestaciones en cuanto a durabilidad del tejido y estética

Una pregunta:
¿Qué porcentaje de vuestras instalaciones de toldo llevan el sistema de punto recto?





0 comentarios :

Dí lo que piensas...