lunes, 8 de julio de 2013

Singular

Así, con una sola palabra, podemos denominar a la capacidad de innovar, de ser en algunos momentos, diseñadores de un modelo exclusivo, o adaptado a la perfección a su entorno.

Prescribir un toldo, recomendar un modelo, instalarlo, tiene también una parte importante de creatividad, de diseño.

En muchas ocasiones, tendemos a utilizar lo pre-establecido. Aquello que consideramos "fácil". Y aplicamos un modelo de protección solar, de los que aparecen en el catálogo de cualquier fabricante de estructuras.

Un brazo articulado, un toldo plano, un punto recto, una veranda...

Pero si dejamos salir ese genio que llevamos dentro, podremos, en algunas ocasiones especiales, darle un valor añadido a una instalación, por ejemplo, en un hotel o restaurante.

Con el diseño de una estructura única, y el acople en la misma, de un sistema tradicional a dos vertientes, podemos hacer "cosas" como la de la imagen.

¿Qué os parece?
Apuntaros la idea y dejar volar vuestra imaginación




0 comentarios :

Dí lo que piensas...