lunes, 16 de marzo de 2015

BI de grandes salidas

La reciente visita a la feria de referencia en el sector de la protección solar, R+T Stuttgart 2015, me ha motivado a escribir el presente artículo.

En todas las ferias, y ésta no es una excepción, los expositores tienden a magnificar los productos que presentan, dándoles dimensiones máximas, incluso desorbitadas, con la finalidad de ofrecer la cara más espectacular de sus fabricados.
Todos conocemos el modelo de toldo denominado brazos invisibles (BI), o también brazos articulados. Y de él hemos hablado en muchos de los artículos de este blog.

En la citada feria, la firma del Reino Unido LAMDA (www.lamdablinds.co.uk) exponía un modelo de dicha familia, con una salida de 6 metros.

Se trata del llamado GIANT, fabricado en Italia,, y es un sistema monobloc, con brazos que abarcan desde los 4 a los 7 metros de salida, en intervalos de 25 centímetros. Las líneas obtenidas pueden ir desde los 7 metros con dos brazos, pasando por los 11 metros para tres brazos, y terminando en los 15 metros para cuatro brazos.



Como puede observarse en la imagen, la estructura del brazo se compone de doble perfil, así como doble codo, horquilla y terminal, dadas las dimensiones más que astronómicas.Y en el caso que nos ocupa, la sustentación total del conjunto se realiza sobre una barra de hierro de 60x60 milímetros. Si bien, el soporte del brazo tiene una prolongación hacia abajo con anclaje adicional, fuera de la citada barra.


Hasta la fecha, conocía modelos de 5 y 5,5 metros de salida, de los que adjunto algunas imágenes.

 Modelo Levante de Brianzatende
Evidentemente estas medidas de salida se suelen utilizar mayoritariamente en terrazas de bares o restaurantes, cubriendo así grandes superficies a las que dar cobijo.
Y además, una vez recogido el toldo, no presenta ningún elemento de fijación estable en el suelo de aceras o zonas de tránsito, por lo que suelen ser admitidos por las normativas municipales.
 
  Modelo M5000 de Mitjavila, con doble barra

Las estructuras independientes (pérgolas, toldos con portería, etc) suelen ser rechazadas por las citadas normativas, al tener un carácter considerado "estable" en su ubicación
Pero los toldos de brazos articulados necesitan de una pared o techo para su sujeción.
Modelo ART-500 de Llaza, s.a.
Y éste es, precisamente, el punto al que quería llegar:

La forma de anclar el toldo a la pared o muro, es privilegio del instalador. Es él, el que debe escoger, acorde con las características de la pared ( hormigón, ladrillo, etc) el sistema de anclaje más idóneo.

En artículos anteriores, podréis encontrar orientación sobre ello. 
Pero me gustaría destacar hoy el hecho de que el fabricante de la estructura de sustentación (mal llamado "herraje") no facilita nunca información técnica en ese sentido.

  • No sabemos cuánto pesa la totalidad del toldo acabado, Y se trata de un peso importante.
  • No se nos facilita la fuerza que, el toldo extendido, ejerce sobre el punto de anclaje,
  • No se nos informa sobre el aumento que tiene esa fuerza, de acuerdo con la clase del viento ( normativa europea EN 13.561) a la que está homologada dicha estructura.
Y es entonces cuando el instalador, tiene que recurrir a su experiencia para aventurarse, sin información facilitada por el fabricante, y  proceder a efectuar un anclaje que soporte todas esas adversidades.
Cierto es que, una estructura metálica puede ser mucho más resistente que algunas paredes, pero su cálculo, sería mucho más sencillo si el fabricante del accesorio portante, nos facilitase los datos técnicos necesarios.

Si, hasta la fecha, compleja ha sido la situación con salidas de 5 metros, tiemblo al pensar que un brazo articulado pueda alcanzar los 7 metros de salida. 
Y desde aquí lanzo una llamada  para reivindicar la necesidad de los datos técnicos que, algunos fabricantes...incluso desconocen.



0 comentarios :

Dí lo que piensas...