lunes, 1 de septiembre de 2014

Toldos para terrazas

Son muchos los modelos que pueden utilizarse para dar protección solar a terrazas de bares y establecimientos de restauración.
Los modelos más comunes suelen ser los brazos articulados con sistema monobloc, y los correderos planos.
Estos dos modelos permiten cubrir grandes superficies con estructuras poco aparatosas.

















También se utilizan para ese fin, los parasoles, si bien estos presentan el inconveniente del espacio que ocupan los vástagos centrales.





Hoy os voy a exponer un ejemplo de instalación, si más no, curioso. Encontrado en la provincia de Teruel, en la población de Castellote.
Se trata de un monobloc de la marca Llaza, del modelo ART-500.
Este modelo permite salidas de brazo de hasta 5 metros, como el que nos ocupa.





En esta instalación se ha empleado la opción de tres brazos, debido a las dimensiones considerables de la línea





Situado en plena plaza del pueblo, se requiere de una solidez adecuada para hacer frente a la fuerza del viento. Lleva para ello, un sensor de viento programado a la velocidad que exige la normativa para este tipo de toldos: CLASE II 38 km/h.




En instalaciones así, el afianzado de los soportes a la pared, requiere de una atención especial por parte del instalador.


Al parecer, la respuesta obtenida no le ha parecido suficiente, por lo que, una vez extendido el toldo, unos puntales delanteros reciben un perfil anclado en el propio perfil de carga, de tal modo que el toldo abierto, goza de un apoyo delantero.


Y para evitar que con los desajustes, la fuerza de los brazos de este modelo, (según especificaciones del fabricante 110 kp de fuerza de cierre para dos brazos) doble los puntales, éstos se encuentran sujetos al edificio mediante unos cables de acero.


En instalaciones más reducidas, puede emplearse un sistema de puntales extraíbles y telescópicos, con una base a suelo y una roscada al perfil de carga, que pueden colocarse una vez extendido el toldo.

Si el toldo se encuentra automatizado NO DEBE EMPLEARSE ESTE SISTEMA.
La recogida automática no permitiría la extracción de los citados puntales, lesionándose toda la estructura.


TENER SIEMPRE PRESENTE QUE TODO SISTEMA DE SUJECIÓN SUPLETORIO, DEBE PERMITIR LA RECOGIDA AUTOMÁTICA DEL TOLDO, 
sin necesidad de intervención manual,


0 comentarios :

Dí lo que piensas...